Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Comprar casa por primera vez puede llegar a tener una gran carga emocional, por lo que no es raro ver que la gente se apegue a las propiedades o llegan a pagar mucho más por esa casa de que siempre soñó.

También es muy fácil que el comprador se desgaste mucho en el proceso de compra y llegue a conformarse con una casa que no cumple todas sus expectativas.

Por eso es muy importante tomarse el tiempo necesario o hasta dar un paso atrás, para estar seguro de tomar la decisión correcta. Aquí te dejamos algunos consejos para que no haya ningún remordimiento a la hora de comprar.

1. Saber lo que quieres

Siempre que vayas a ver un inmueble lleva una lista de verificación, allí debes tener escrito todas las características que estés buscando. Esto te ayudará a mantenerte enfocado en lo que necesitas y evitarás dejarte llevar por una propiedad bien presentada.

Por supuesto, la lista no tiene que ser una camisa de fuerza, pues tendrás que ceder en ciertas características. Pero si la casa que estás viendo no cumple con tus requisitos esenciales es mejor seguir buscando. No dejes que la impaciencia te lleve a conformarte con una casa que no esté del todo bien.

2. No sobrepasar el presupuesto

Cuando vayas a comprar tu casa es muy importante establecer un presupuesto y adherirse a este. No dejes que la presión de una propuesta, vendedor o hasta un vínculo emocional con la propiedad te lleven a realizar una oferta que sobrepase tu límite.

3. Realiza varias visitas

Al hacer una visita de la propiedad con varios compradores al tiempo puede generar presión y a lo mejor tomar una decisión precipitada. Si te gusta la propiedad pide hacer una visita privada para que puedas recorrer el inmueble a tu propio ritmo e imaginar cómo sería tu día a día allí.

Aprovecha para realizar inspecciones del suelo, techo y paredes para descartar grietas, moho, manchas de agua y desniveles. Esto te ayudará a tener claro en qué estado se adquiere la propiedad y hasta llegar a negociar un mejor precio.

4. Hable con los vecinos

Si realmente estás interesado en adquirir esta propiedad, no está de más hablar con tus próximos vecinos. Hazles preguntas de manera cortés que podrán ayudarte a identificar datos que a simple vista no se ven y que pueden ser en beneficio o en contra de tu próximo hogar.

5. Piensa con cabeza fría

No te apresures en hacer una oferta, incluso si te encanta la propiedad. Tómate tu tiempo, visita el inmueble varias veces y evalúa los pros y contras de manera imparcial. Recuerda que si pierdes una propuesta, todavía habrá nuevas opciones en el mercado.

Más allá de estos consejos, debes tener en cuenta tres factores claves: no dejar que nadie te presione, dejar a un lado los sentimientos en el proceso de decisiones y tener el tiempo para considerar las cosas pequeñas.