Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Ante la duda de que hacer con tu actual casa salen en consideración dos posibilidades, renovar o vender. Las cuales se deben pensar con cabeza fría antes de tomar alguna decisión precipitadamente.

Dedica tiempo a evaluar detenidamente el estado de tu casa actual. ¿Has estado haciendo cambios antes de empezar con una gran obra de renovación? Si es así, esto podría generar gastos mayores a los que tengas previstos.

Las casas antiguas son más propensas a requerir mayores cambios.

Si estás considerando renovar tu casa, es necesario preguntarte hasta qué punto tienes que cambiar la vivienda para que llegue a la altura de lo que te gustaría.

Por ejemplo, si se debe renovar en más de un 50%, seguramente eso implicaría un nuevo cableado, fontanería y/o material eléctrico, por lo que necesitarías estar aislado de una gran parte de la casa y el costo puede llegar a ser muy significativo.

Las casas antiguas son más propensas a requerir mayores cambios, lo que significa una suma considerable de dinero para lograr una renovación de calidad, por esto mismo poder venderla llega a ser una opción bastante tentadora.

Si este es el caso, definitivamente comprar una casa nueva puede llegar a ser la opción que más te va a ahorrar dinero. Pues una vivienda antigua requiere constante mantenimiento y modernización, sin hablar de grandes restauraciones. Entonces, ¿por qué no venderla o derribarla para construir una nueva?

Pregúntale a tu familia cómo se sienten en la casa en la que están viviendo.

Otra consideración importante, son los costos que genera la venta de un inmueble, como honorarios del agente inmobiliario, impuestos, entre otros. Por lo que expertos recomiendan comparar los posibles precios entre la renovación y la venta del inmueble, y ahí si ver que se ajusta a cada bolsillo.

Encuentra el agente inmobiliario experto para vender tu inmueble

Asimismo como le das importancia a los números, la parte afectiva también juega un papel determinante. Pregúntale a tu familia cómo se sienten en la casa en la que están viviendo. Si en temas de ubicación les queda bien, si tienen que cambiar los niños de lugar de estudio o si con la renovación les queda fácil mudarse a otro lugar.