Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Seguramente en la mañana tienes tantas cosas que hacer que el desayuno pasa a un segundo plano. Sin embargo, eso no puede ser una excusa para dejar a un lado la comida más importante del día.

Es por esta razón, que queremos compartirte tres fáciles recetas para que tus desayunos no pasen desapercibidos y puedas tomarte el tiempo de disfrutarlos en la mañana.

Batido de frutas

Fáciles recetas de Batido de frutas

Ingredientes:

(2 porciones)
1 plátano grande
3 cucharadas de mantequilla de maní
2 cucharadas de helado de chocolate (o yogurt de vainilla)
2 tazas de leche

Preparación:

Coloca todos los ingredientes en una licuadora. Deja que se licúen hasta que quede suave. Agrega leche dependiendo de cuán espeso quieres que sea el batido, y listo para probar.

Waffles de canela

Fáciles recetas de Waffles

Ingredientes:

(6 porciones)

2 huevos
¾ tazas de leche
2 cucharadas de aceite vegetal
1 taza de harina
1 ½ cucharada de polvo para hornear
1 ½ cucharadita de azúcar
1 ½ cucharadita de sal
1 cucharadita de canela

Preparación:

Bate los huevos hasta que estén espesos en un tazón mediano. Agrega la leche y el aceite. Añade los ingredientes secos y mezcla hasta que quede suave. Coloca la mezcla en una wafflera y cocina durante 5 minutos. Podrás hacer hasta seis waffles.

Puedes ver también → Desayunos hechos con amor para sorprender a tu familia

Huevos al horno

Fáciles recetas de Huevos al horno

Ingredientes:

(6 porciones)
12 huevos grandes
1 lata de leche evaporada
1 cucharadita de mostaza molida en seco
Sal y pimienta al gusto
1 taza de queso Cheddar rallado

Preparación:

Precalienta el horno a 165º C. Enmanteca ligeramente un molde para hornear de 23 cm por 33 cm. Espolvorea el queso Cheddar de manera uniforme.

Bate los huevos, la leche, la mostaza, la sal y la pimienta en un tazón grande. Vierte el huevo batido en la parte superior del queso.

Hornea en el horno precalentado durante 40 minutos o hasta que notes que esté firme. Retíralos y deja que se enfríen un poco antes de servir.

Es hora de poner a prueba tus habilidades culinarias y sorprender con estas deliciosas recetas a tus comensales. ¡Buena suerte!