Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

A la hora de comprar casa o apartamento hay ciertos factores que determinan una transacción exitosa o por el contrario desaniman completamente al posible comprador.

En el mercado siempre se van a encontrar inmuebles desordenados, mal pintados, sucios, descuidados, mejor dicho hogares que no están en su mejor condición para ser mostrados. Es ahí cuando el agente inmobiliario debe recomendarle al vendedor cambiar esto para que no sea un limitante en el momento de vender.

Existen tres lugares que se pueden convertir en una experiencia desagradable si vas a comprar casa. Sin embargo, puedes ignorarlos y considerar hacer una oferta si te gusta sobretodo el hogar, el diseño o la ubicación.

1. Papel de colgadura viejo y alfombras sucias

Hoy en día los compradores están demasiado ocupados para asumir una remodelación, por lo que prefieren que su próxima casa esté lista para que se muden.

Lamentablemente, en muchas ocasiones te puedes encontrar con unos espantosos papeles de colgadura o aún peor con alfombras que no darán ni ganas de entrar al inmueble.

En ese momento recuerda que pintar las paredes o cambiar las alfombras no lleva mucho tiempo y tampoco es tan costoso, por lo que se puede remodelar antes de mudarse.

Sin embargo, si un vendedor no hace estos cambios antes de poner en venta su casa, debe tener en cuenta que tendrá menos posibilidades de vender rápidamente su inmueble.

2. Habitaciones utilizadas para otros fines

No es raro encontrarse con habitaciones convertidas en walk-in closet o comedores transformados en oficinas.

El hecho de que los actuales dueños utilicen de esta manera los espacios no quiere decir que los tengas que adaptar de la misma manera. Estas habitaciones te pueden parecer algo extrañas, pero trata de olvidar que el vendedor vive allí y visualiza cómo quieres vivir.

En el momento que tu vivas allí, la habitación dejará de ser un walk-in closet y el comedor tan solo necesitará una buena mesa, así que no te afanes por eso si es la vivienda que te gusta.

3. Demasiados artículos personales

Es difícil para un comprador imaginarse a sí mismo en un hogar que está lleno de fotos, diplomas y otras pertenencias personales del vendedor. Las mejores casas para los compradores son los que son neutrales y carecen de artículos específicos del propietario.

Como vendedor evita estar en el momento en que el agente inmobiliario muestre el inmueble, pues puede ser un poco incómodo para las diferentes partes, especialmente para los compradores que no se sienten libres de explorar en profundidad la casa o hablar en voz alta de lo que ven.

Para los compradores actuales ver a través del desorden o estilo personalizado del vendedor les resulta bastante difícil tomar una decisión, e intencionalmente o no, el vendedor estaría saboteando la propia venta de su casa.

Los expertos recomiendan ignorar todas las cosas que se pueden cambiar de este hogar si en realidad te gusta su ubicación, área y características en general.