Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Cruzar las piernas se puede volver en un acto involuntario cada vez que nos sentamos. En nuestra cultura esta posición tiene muchas veces una connotación de elegancia, estética y hasta sensual. Sin pensar que esto puede llegar a ser perjudicial.

Sin embargo, si eres de las que adopta esta posición, debes leer esto porque te puede estar originando serios problemas para tu cuerpo y salud.

Se recomienda evitar esta posición para prevenir afecciones circulatorias a largo plazo.

Aquí te dejamos algunos de sus efectos:

· Si eres de los que mantiene por un largo tiempo la misma postura, ten cuidado porque puedes tener parálisis del nervio peroneo. Siendo la posición de las piernas cruzadas la mayor causa de esta parálisis.

· Durar mucho tiempo sentado con las piernas cruzadas aumenta la presión sanguínea en el cuerpo. Esto ha sido demostrado en diferentes estudios.

Cruzar las piernas

Te puede interesar → Transforma tu cuerpo en 1 mes con 7 ejercicios en casa

· Sentarte en esta posición también puede hacer que la articulación de tu cadera se salga del eje. Esto hace que el muslo se desplace ligeramente de su posición inicial. Con el paso de los años, no encajará como antes la cabeza del fémur y la cavidad del hueso ilíaco.

· A largo plazo puede que te salgan venitas de araña, a pesar de que esta condición sea en gran parte genética, el cruzar las piernas puede acelerar el proceso de irritación de las venas várices.

· Según un estudio, las personas que se sientan por más de tres horas al día con las piernas cruzadas tienden a asumir una postura encorvada. Esto afectará poco a poco la columna vertebral y los músculos de la espalda y piernas.

La próxima vez que vayas a cruzar las piernas piénsalo mejor y cuida tu salud, porque a largo plazo podrás ver estas consecuencias.