Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Muchas personas no consiguen conciliar el sueño en la noche y esto les trae serios problemas al día siguiente, pues al no descansar bien se encuentran cansados, de mal humor y hasta estresados.

Dormir bien es tan fundamental como la alimentación para estar saludable y poder afrontar con energía las tareas del día a día. Por eso es importante tener una rutina a la hora de ir a la cama para lograr descansar adecuadamente.

La Escuela de Medicina de Harvard ha revelado los siguientes consejos para lograr un sueño placentero todos los días, ponlos en práctica.

1. La cama es solo para dormir

Actividades como ver televisión, revisar el correo o redes sociales, jugar en el celular, tableta o portátil son distractores que no aportan nada positivo si quieres dormir mejor al final del día.

2. Establece horarios

Para dormir bien es necesario crear una rutina diaria para organizar el sueño. En la medida de lo posible, hay que irse a dormir a la misma hora todos los días y despertarse a la misma hora. Esto entrenará al cuerpo para que se duerma más rápido y se levante más fresco.

3. Hacer ejercicio

Práctica al menos 30 minutos de actividad física, ya sea caminar, correr o nadar. Esto ayudará a tener un sueño reparador, pues al estar cansado te dormirás más rápido, conseguirás un porcentaje de sueño más profundo y te despertarás con menor frecuencia durante la noche.

4. Limpia tu zona de descanso

Procura que en la habitación en la que duermes esté libre de ruido, ordenada y con pocos objetos a tu alrededor. Aleja de tu cama dispositivos electrónicos que interfieren en tu descanso. Entre más tranquilo sea el ambiente tu sueño será más reparador.

5. Dile adiós al tabaco

Si hablamos de enemigos para descansar, fumar es uno de los más grandes. La nicotina produce en nuestro cuerpo un efecto que dificulta quedarse dormido rápidamente.

6. Evita los somníferos

Trata al máximo de no tener que tomar pastillas para dormir. Si ya es necesario, consulta con un especialista cuál es la forma más eficaz de tomarlas en un corto tiempo.

7. Reduce las bebidas con cafeína

Durante el día nos puede apetecer café, té o refrescos. Sin embargo, ten en cuenta que la cafeína tiene efectos prolongados por lo que puede afectar el sueño a lo hora de ir a dormir además de aumentar las ganas de ir al baño durante la noche.

8. No te excedas en las siestas

La siesta tiene un efecto reparador en el día pues nos ayuda a recargar energía para continuar con las labores diarias. Ten en cuenta que esta no puede exceder los 20 minutos, más impedirá conciliar el sueño en la noche.

9. El alcohol no es un aliado para dormir

Aunque a muchas personas beber alcohol les produce sueño, este es un efecto pasajero que desaparece a las pocas horas. Lo único que lograrás es despertarte varias veces durante la noche, magnifica los ronquidos y otros problemas respiratorios relacionados con el sueño.

10. Levántate si no te duermes

Sonará extraño, pero si no logras quedarte dormido en los 20 minutos después de haberte ido a la cama, es un indicador de que no estás relajado. Por lo tanto levántate, ve a un lugar de la casa tranquilo, donde puedas leer, espera a que te empiece a dar nuevamente sueño y regresa a tu habitación. Esto será mucho más efectivo que dar vueltas en la cama.